Las polémicas entidades privadas de salud que gestionan la contención del coronavirus.

1 minuto de lectura

Esta es la historia, que narra Luz Marina Negedeka, una enfermera de origen indígena radicada en Bogotá, quien está convencida de que sus padres y su tío, que vivían en el Amazonas, no murieron de coronavirus, sino «por negligencia médica».

«A mi padre nunca lo atendieron y de mi madre nunca supimos si era positiva, pero igual la trataron como paciente de coronavirus, la intubaron antes de hacer un diagnóstico y al final murió, dicen que de muerte natural, lo mismo que dijeron de mi papá y mi tío», explica entre llantos.

Mallamas, la empresa de salud que gestionó estos casos, niega que hubiera negligencia.

En el caso del padre, dijo un representante, «nunca pidieron el tratamiento», y en el de la madre, «el tratamiento no fue realizado por nosotros». Además, aclaró que los doctores, al menos en teoría, no reciben dinero adicional por tratamientos.

Por ello, Luz Marina responde: «No es que no pedimos el tratamiento, sino que nunca llegaron; y sobre mi madre, es que la EPS (aseguradora) es la que autoriza todo el tratamiento».

Spread the love